Un adios sangriento: Suceso real

En aquel entonces a mi cabeza no le cabian mas problemas. La que decia ser mi madre me recibio con una bofetada cuando le dije que ya podia ser independiente y hacer mi vida propia la ultima vez que ella me vio. Nunca me lleve bien con ella,pero siempre la ame.
Dias atras habia terminado con mi novio. Despues de varios intentos de reconciliacion se habian agotado mis fuerzas, pero el amor seguia fluyendo en mi sangre; aunque mas valía estar sola que tener una piedra en el camino que obstruyera mi futuro. Por eso tenia que pensar con la cabeza y no con el corazon.
En busca de alejarme de aquella señora y el chico que amaba habia decidido buscar otro lugar en donde continuar mi vida, por lo menos hasta que las cosas cambiaran de rumbo. Trabajaba de recepcionista en aquel aparta-hotel donde el sueldo quizas me pudo haber ayudado con algo pero no lo suficiente. Pero nada de esto pude continuarlo.

Faltaban dias para mi cumpleaños numero 19. Aquel domingo en la mañana habia preparado todo para mudarme de la casa de mi madre. Y no habia visto a mi exnovio desde hace dias; llega la tarde y me preparo para ir al trabajo.Y paso la tarde hablando por telefono con heidy,mi amiga y compañera de trabajo la cual iba a visitarme aquel dia en la noche.

A unos cuantos kilometros de mi trabajo,estaba mi ex,metiendose en el pantalon la pistola que habia en la casa de su madre. Mientras que yo trabajaba y esparaba a mi amiga.Se abre la puerta de la recepcion, es una empleada del lugar.

-XueChristi, hay alguien que te busca aqui afuera.

Me extraño,si hubiera sido heidy hubiera entrado sin decir nada.Decido salir,veo a lo lejos a alguien de fragil apariencia recostado de la pared y con la cara inclinada mirando el suelo. Era mi ex. En ese momento senti como se helaban mis entrañas...como el corazon se me queria salir.

-Hola mi amor.Estas hermosa hoy.

-Que necesitas?

-Te he extrañado...quiero pedirte que volvamos.

-ya no quiero estar contigo, no puedo estar con un hombre que no piensa en el,porque no pensara en mi.

-No te imaginas lo mal que me siento.Voy a cambiar. Yo te amo,xue.

Poso sus manos sobre las mias y empezaron a salir lagrimas de sus ojos. No sabia que hacer,que pensar. Lo amaba pero ya nada era lo mismo. En un descuido nos besamos.

-Dejame!, -me separe de el-no entiendes que ya lo nuestro se acabo!-empece a llorar-No me vuelvas a buscar, ya no te quiero,no me busques mas!

Y di la espalda,decidida a dejarlo todo por terminado oficialmente y no volver a verle mas nunca. Cuando a los 2 pasos que doy caminando escucho su voz.

-Si no quieres estar conmigo,no vas a estar con nadie...

Y despues todo acontecio en fraccion de segundos. Mi cuerpo yacia tumbado en el suelo, por una bala que perforo mi boveda craneal,manchando mis 18 años, mi vida y mis sueños de sangre y polvora. Aun me pregunto en que pensaste para matarte de la misma forma y caer junto a mi. Quizas morir conmigo?...y acompañarme a el desdichado destino que me elegiste.

No se dejo esperar la visita de los curiosos, el gerente,empleados,y mas tarde familiares. Todos prescenciando aquella imagen curtida de rojo que veian descansando en el piso.

En aquel entonces habia llegado Heidy,mi amiga con la que habia quedado verme. La vi extrañada y desconocia lo que ocurria en aquel aglomeramiento de personas. Hasta que vio con sus propios ojos mi cuerpo sin vida. Vi como cayo al piso hincada y como hacia esfuerzos para respirar y poder hablar. Pero en mis ultimos dias te acompañe amiga,cuando fumabas tensa aquel cigarro deseando poder desvanecerte entre el humo y la ceniza.

En esos dias,que venian despues. Me habia dado cuenta de todo el amor que mi madre sentia por mi,pero que nunca me demostro. Ya era tarde para decirle a su niña querida lo que habias dicho en la misa de mis restos. Ya era tarde y tampoco podia decirle tambien que siempre la quise y todo lo que sufria por hacerme la fuerte.

Es triste vagar y ver y querer repetir a veces, aquellos momentos en los que pude haber hecho, o pensado de una forma diferente. Pero asi es el destino. Ya me he cansado de gritarle a mi madre que la quiero pero no me escucha, de ver a heidy como se embriaga de nicotina los pulmones cuando le da aquella terrible ansiedad cuando piensa en mi. Ya estoy cansada de ver la vida de los humanos durante estos 6 años que han pasado. He decidido irme.

Irme y no volver. A donde?, no lo se. Quizas a un lugar donde arde el fuego que nunca cesa, talves donde descansan las almas...

3 comentarios:

Alejandro Correa dijo...

Que pena, y pensar que esa es la realidad que viven muchas personas a diario, pues una vez nos enamoramos entendemos que ese sentimiento nos da posecion de aquel ser que no necesariamente debe correspondernos...

OsitaJenni dijo...

Antes que nada quiero agradecerte Alejandro querido,pues me he dado cuenta que tomas parte de tu tiempo en venir a vistarme a mi blog.La verdad es que es grato.
Bueno, en cuanto al hecho, en especifico, fue algo real,que acontecio unos cuantos años.Yo conocia a la chica que murio por medio de la esposa de uno de mis primos,pero solo fuimos conocidads,ni siquiera amigas.Y bueno fue algo muy tragico. La verdad que si.

Joan Guerrero dijo...

Osita.. el amor así como la vida, hay que vivirla en fracción de segundos.. y más en estos días.

Un saludo!